Esta pretende ser la historia de quince supervivientes en un mundo devastado y plagado de zombis. Los protagonistas son familiares y amigos míos que habrán de interactuar para llegar hasta el último capítulo. Pero, irremediablemente, algunos de ellos se habrán de quedar en el camino.
(Esta es una sinopsis patrocinada por Doxma)

16 feb. 2017

RETO: SALVAR AL MORIBUNDO HOLDEN

El destino es el que baraja las cartas, pero nosotros somos los que jugamos.
William Shakespeare

Alguna que otra vez, durante la lectura de una novela o en el visionado de una película, hemos pensado que todo estaba siendo demasiado predecible. Al final puede habernos gustado más o menos, pero si de antemano se veía lo que iba a suceder, no se habrá encontrado esa estimulante emoción que a todos nos gusta vivir.

Supongo que todos estaremos de acuerdo en que no hay nada más atractivo a la hora de que nos cuenten una historia que el que contenga alguna que otra sorpresa que ni por asomo esperábamos, que la trama dé un giro inesperado y se produzca ese impacto ante nuestros ojos que nos deje desconcertados.

Si algo me gusta de esta historia que nos llevamos entre manos es precisamente eso: que no se puede decir que sea predecible. Ni yo mismo - y esto es algo que no me cansaré de repetir- sé con seguridad lo que puede suceder en adelante ni qué personajes van a sobrevivir.

En este punto en el que nos encontramos, todo apunta a que Holden, mordido en una pierna por un niño zombi y también en un hombro por un infectado hecho y derecho, pase a formar parte de las bajas. Podría ser la quinta defunción, si no llevo mal la cuenta.

Pero, claro, ni siquiera nos planteamos ir a buscar flores para su tumba porque sabemos que Nerine tiene un frasco de Doxma en el bolsillo y que María José y Nacho podrían aparecer tarde o temprano en la aldea con un buen cargamento de ese jarabe milagroso.

Pero estaba yo pensando que si todo depende finalmente de mí, de lo que yo decida escribir, el factor sorpresa podría funcionar con vosotros pero no conmigo, y ya he dicho cuánto me gusta un buen susto en cualquier historia.

Es por esta razón que voy a lanzar un nuevo reto para que nadie, ni yo mismo, sepa con seguridad qué ocurrirá.
Esta vez no será un reto de superviviencia general como hasta ahora ha sido, sino una cooperación por vuestra parte para intentar salvar a Holden.
Si el reto se consigue, el Doxma le llegará a tiempo, de lo contrario... nos quedaremos sin el amo de Villa Zombi.

¿Qué es lo que hay que hacer? Algo muy sencillo, creo yo.

Han de participar en el reto los 7 compañeros que se encuentran ahora mismo en la casa junto a Holden, es decir: Ángeles, Fran, Anasister, Roquito, Carlos, Montse y Juan Miguel. Es evidente que la malvada Nerine se negaría a ayudarle y Nacho y María José todavía no lo conocen, por lo que estos tres personajes se quedarán al margen esta vez.

Antes del 1 de marzo, cada uno de los siete retados ha de conseguir que un bloguero deje un comentario.
Es decir, Ángeles, por ejemplo, (seguro que ya la he puesto nerviosa) ha de pedir a un bloguero o bloguera de confianza que le haga el favor de entrar en este blog y escribir:
Hola, vengo de parte de Ángeles con la intención de salvar a Holden...”
Otro lo haría informado por Fran:
Hola, vengo de parte de Fran con la intención de salvar a Holden...”
Y lo mismo para todos los demás.

Ni que decir tiene que el bloguero que se preste a ayudar, además de empezar como he dicho, puede añadir lo que quiera si le place.

La razón por la que pido que sea un blogger es para que no se hagan trampas, pues uno mismo podría escribir en nombre de otro, y eso sería engañar al mismísimo diablo. Osea que es necesario que el nombre del comentarista enlace a su blog.

Si llegan los siete comentarios antes de que acabe el mes, el reto estará superado.

Peeero... (y aquí está mi lado benévolo, para que no todo sean maldades):
Cabe la posibilidad de que alguno se despiste o incluso que no llegue a leer esto a tiempo. Esto perjudicaría a Holden, al que puse en la cuerda floja a pesar de que nunca perdió ninguna prueba de supervivencia. Para darle la posibidlidad de luchar contra una posible adversidad, él mismo podrá poner de su parte para salvarse. Eso sí, con condiciones.

Si el 26 de febrero, a dos días de que acabe el plazo, alguno no ha conseguido el comentario amigo, el mismo Holden podrá pedir ayuda a compañeros bloggers para que le salven pero cada falta se multiplicaría por tres. Es decir, que si faltara solo un comentario, tendría que conseguir tres. Si faltaran dos, seis, y así hasta morir de estrés.

El reto empieza en este mismo momento.

Y ahora es cuando yo me relamo de gusto esperando a ver cómo se juegan las cartas y preguntándome cuál será el destino de Holden.

La emoción está asegurada.



La vida no es siempre una cuestión de tener buenas cartas,
sino de jugar bien una mala mano.
Robert Louis Stevenson