Esta pretende ser la historia de quince supervivientes en un mundo devastado y plagado de zombis. Los protagonistas son familiares y amigos míos que habrán de interactuar para llegar hasta el último capítulo. Pero, irremediablemente, algunos de ellos se habrán de quedar en el camino.
(Esta es una sinopsis patrocinada por Doxma)

19 ene. 2016

01. HACIA EL SUR

- Ya está amaneciendo, dice Fran rompiendo el silencio. 

Regula el espejo retrovisor para mirar el asiento de atrás, donde A.B. sigue durmiendo bajo dos mantas gruesas.
Roquito abre unos instantes los ojos y los vuelve a cerrar. 

- Joder, qué frío hace, murmura al tiempo que se arrebuja en su manta hasta la barbilla.
 

Fran arranca el coche dispuesto a continuar, despertando de golpe a A.B., que se incorpora alarmada.
- ¡¡Qué susto, Fran!! ¡Cuando vayas a arrancar, avisa primero!
 

El coche empieza a salir del enorme matorral en el que se camuflaron al anochecer. Con precaución, avanza por el accidentado terreno hacia la carretera.
Los neumáticos del vehículo necesitan presión urgentemente y cada vez que el coche se balancea en los socavones, Fran aprieta los dientes preocupado. No se pueden permitir prescindir del vehículo ahora. No más caminatas mientras puedan evitarlo.
 

Ya en terreno firme, a poca velocidad, continúan su viaje hacia el sur.
 

El cielo tiene el mismo color de la carretera y parece fundirse con ella en el punto en que se unen en el horizonte. Hay brillos húmedos en las nubes menos densas, las que la luz del sol débilmente logra atravesar. También empiezan a brillar los andenes de la carretera por los reflejos del amanecer sobre el rocío.
El Ford Mustang azul que sacaron del garaje de algún rico coleccionista parece ser lo único que se mueve en aquella inmensa llanura helada.
La carretera se vuelve interminable, infinita, como infinitos e interminables son los pensamientos de Fran mientras conduce.
 

Cuatro años después de que se desatara aquella maldición mundial, los corazones de los supervivientes parecen estar cicatrizando. Hubo quienes no se adaptaron a la terrible situación y optaron por quitarse la vida, así como un inmenso número de gente que enloqueció, muchos de los cuales quedaron solos y desamparados, expuestos a ser presa fácil de la marabunta.
La cosa podía haber sido muy distinta de no ser por la incomprensible resurrección de los muertos, y de que estos se convirtieran en devoradores.
Una vez pasadas las fases de negación, de depresión y de ira de todos aquellos que lograron salvarse, llegó la aceptación de los hechos. Por muy difícil que hubiera sido comenzar de nuevo, tanto a nivel individual como colectivo, el instinto de supervivencia triunfaría finalmente. Muy despacio, adoptando una nueva forma de vida, las sociedades habrían sabido renacer.
 

Pero a la desesperanza de una adaptación tan difícil y que tanto costaba asumir, se sumaba hoy el pánico a la constante amenaza de esos otros seres que deambulan por las ciudades y los campos.
No parece haber lugar seguro. En cualquier punto en que en su día fuera posible vivir, pueden seguir existiendo.
 

Fran los odia con una furia incontenible. Su forma de caminar, como si sus huesos fueran a quebrarse en cualquier momento, le exasperan. Sus cabezas inclinadas, que en algunos casos casi se apoyan en los hombros como si tuvieran cuellos de goma, le parecen una caricatura del horror, la materialización de las pesadillas más absurdas y grotescas. Aborrece sus cuencas hundidas, sus miradas perdidas, sus llagas purulentas, la carne putrefacta que se desprende de sus huesos, su aliento fétido, sus abominables gruñidos...
 

La voz de Roquito, a su lado, le saca de su abstracción.
- ¿Estás bien, Fran?
Fran asiente después de un hondo suspiro.
- Tienes las manos blancas de lo fuerte que aprietas el volante. Tranquilízate, hombre, encontraremos a Tomás y Anasister, ya verás.
 

Fran no ha dejado de pensar en sus hermanos, que junto con Pepi, se dirigieron hacia el sur unas semanas atrás. Todos los supervivientes, o la gran mayoría al menos, han decidido obedecer a las pintadas que, como un eco se repiten por todas partes. En las terrazas de algunos edificios, en los puentes de varias carreteras, en las partes más visibles de los lugares donde antaño hubo más tráfico, hay sábanas con letras grandes. "UNÁMONOS EN LAS PLAYAS DEL SUR. LA UNIÓN HACE LA FUERZA".
 

Roquito abre la guantera y saca de allí su inseparable gorra azul, con un parche cosido en la parte delantera que muestra el número 78. Es amigo de otro hermano de Fran, el único de quien no tienen noticias. De los tres ocupantes del vehículo, sólo él se ha enfrentado directamente con los que llama "los putozombis.” Lo ha conseguido gracias a una barra de hierro que siempre lleva consigo. Se siente bien alentando a sus compañeros ante el peligro.
 

- Recordadlo siempre - dice de repente en voz alta - lo mejor es evitarlos, pero si llegara el momento... ¡sangre fría! Si os dejáis llevar por el miedo estáis perdidos. Tomáoslo como un juego, imaginad que son muñecos y que hay que reventarles el cabolo. Sin titubeos. Y sin dejar de mirar a tu alrededor, buscando siempre el lugar más despejado para salir huyendo. Y nunca quedarse si vienen más, ¿eh? Aunque se os esté dando de puta madre. El ruido les llama en masa.
 

A A.B. le tranquiliza escuchar sus consejos.
-Cuando tuviste que atacar, ¿cómo fue? -le pregunta A.B., que se ha despejado del todo al oirle.
-Cuando decidí salir de mi casa. Villena estaba plagada de putozombis y ya me estaba volviendo loco allí encerrado y sin atreverme a pisar la calle. Había un vecino que les disparaba con una escopeta desde su ventana pero eso era un error porque se agolparon a la puerta de su edificio. Cientos, ¡miles!... Me di cuenta de que cuanto más silencioso seas, mejor. Están atontados y si no te mueves, casi nunca te ven.
- ¿Y cómo lo hiciste?
-Pues estaba claro que no podía salir a la calle sin algo con que defenderme. Estuve a punto de salir con el palo de madera de una fregona. Lo afilé con un cuchillo y todo, pero después me acojonó pensar que se me partiera, así que busqué algo mejor y vi que la barra de una cortina era de hierro macizo. Es perfecta, ni demasiado larga ni demasiado corta y pesa lo justo para manejarla bien. Tenemos que hacernos con otras dos.
- Pero, ¿qué pasó?, ¿cuándo tuviste que matar a uno?
- A los pocos minutos de salir de mi casa. Me acuerdo de que antes de abrir el portón, me até bien los cordones de las zapatillas y pensé: “Que sea lo que Dios quiera.” Estaba desesperado por huir, asi que ya no tenía miedo. Miré bien y salí zumbando en dirección contraria al mogollón que había por el edificio de mi vecino. Creo que en mi vida habré dado zancadas más largas. El caso es que una vez que los dejé atrás me encontré las calles vacías, no había ni un alma por ningún sitio, así que me fui relajando y dejé de correr. Y cuando ya iba andando, en un segundo en que miré atrás para ver si me seguía alguno, me salió uno de entre dos coches y en un segundo me lo vi encima. Uff, mira, fue una reacción inmediata que ni yo mismo me explico, porque aún no me había dado tiempo a reaccionar y ya le había partido la cabeza. Y, joder, me entró una euforia bestial.
 

Por unos segundos quedan en silencio. Un par de cuervos posados en la carretera alzan el vuelo al acercarse el coche. Roquito rompe a reír.
- ¿De qué te ríes?, pregunta Fran
- Pues de que aquella vez no pude controlarme y aun lo machaqué más mientras le gritaba "¡Hijoputa, que susto me has dado!"
-¡¡Loco!! ¿Gritaste? , pregunta A.B.
-¡Ya te digo, como para quedarse callado! ¡Le dije de todo! Y, claro, los que había por los alrededores empezaron a acercarse. Mira, no me preguntéis cómo lo hice pero ya estaba encendido y les reventé la cabeza a todos. Creo que fueron cinco, o seis, no sé. Uno había sido una mujer y lo sé porque llevaba un zapato de tacón, pero tenia todo la cara y pelo quemados. ¡A saber por qué!
 

Un resplandor ilumina las plomizas nubes del cielo.
- Me temo que va a caer una buena, dice Fran
- ¿Y sabéis lo más fuerte?- prosigue Roquito - Que justo a dos o tres metros de donde yo estaba cayó un putozombi de algún balcón, o de alguna ventana, no sé. Se ve que cuando oyen ruido van hacia él, estén donde estén . Vamos que si oyen ruido en el fondo de un barranco se tiran todos por él. Y ya os digo, de repente, ¡pam!, un fardo que se revienta contra la acera, y que me podía haber caído encima. ¡Joder, nada, dos o tres metros y me aplasta!
- ¿Y qué hiciste?
- Clavarle la barra en la cabeza, que el muy cabrón aún iba a levantarse. ¡Es increíble, yo no me explico cómo...
- ¡Eh, mirad allí!”, interrumpe Fran.
 

A unos trescientos metros delante de ellos, un hombre avanza por el centro de la carretera. Camina lentamente, arrastrando un pie. La inesperada aparición resulta sobrecogedora. Fran aminora la velocidad.
 

- Nada, Fran, sin miedo, es un putozombi. ¡Dale un buen morreo con el Mustang!
Pero Fran, al llegar a su altura, se limita a acercar el coche al andén para esquivarlo.
Va descalzo, sus pies están destrozados, y dejan huellas de color marrón rojizo en el asfalto. El zombi se acerca al coche de inmediato con los brazos extendidos, y cuando va a apoyarse en él, Fran acelera y oyen cómo cae al suelo.
 

- ¡Para, Fran, para!, exclama A.B.
- ¿Para qué quieres que pare?, grita Fran, nervioso.
- ¡Que pares te digo!
Fran pisa el freno.
- ¿Se puede saber qué te pasa?
- ¡Roquito, dame la barra!, dice ella sin dejar de mirar atrás, observando cómo el zombi se levanta lentamente.
A.B. abre su puerta y desciende.
- ¡La barra, Roquito, que me la des!
- ¡Toma! Pero con cuidado, ¿eh?
- ¿¡Estás loca!?, grita Fran, enfadado.
- Un minuto, dice ella.
 

A.B. se acerca al zombi con paso decidido, agarrando con fuerza la barra de hierro que lleva firme a la altura de la cara.
Roquito baja también del coche.
- ¡Sin miedo! - le grita - ¡Con sangre fría!
 

A.B. siente el intenso helor del amanecer sobre sus hombros, como si le hubieran echado un manto de nieve encima. Mientras se acerca a ese andrajo andante que ya ha comenzado a dirigirse hacia ella, piensa que es inconcebible que tan repugnante y maltrecho ser haya soportado el intenso frío toda la noche.
Mira el extremo de la barra para calcular la distancia adecuada y cuando el zombi está a punto de entrar en su círculo de acción, en el justo momento en que abre la boca y deja ver su oscuro hueco descarnado, A.B. embiste con fuerza contra su cabeza, en un trazo de medio círculo de derecha a izquierda.
 

La punta de la barra abre una ancha franja oscura por encima de sus ojos. El zombi se tambalea y cae de rodillas, momento en que A.B vuelve a golpear, esta vez en sentido contrario, reventándole todo el cráneo.
 

Fran toca el claxon para que regrese. Antes de entrar al coche, Roquito le coge la barra y le hace un gesto de aprobación.
- ¿Era necesario todo esto?, recrimina Fran a su amiga.
- Lo siento, es que hasta que no comprobara por mí misma que podía acabar con uno, iba a sentir miedo. ¿Y sabes lo que te digo? ¡Que ya no les tengo miedo! ¡¡No me dan miedo!! ¡¡¡Que parecen de cartón piedra, Fran!! ! ¡¡¡Que son una mierda!!! ¡¡Que quiero cargarme a todos esos cabrones!!

A.B. está eufórica. Como si sus gritos rompieran la densa capa gris del cielo, que  parece no soportar ya tanta agua, empieza a llover con fuerza. La lluvia hace un ruido atronador sobre el coche y la carretera.
 

Tan solo a unos minutos de donde dejan al zombi con el cráneo destrozado, divisan una gasolinera.
- ¡Por fin! - exclama Fran - A ver si aquí podemos hinchar las ruedas
Roquito oye a A.B. sollozar a sus espaldas.
- Eh, ¿qué te pasa?
- Ay, es que tengo mucha hambre. Hasta ahora no me había dado cuenta del hambre que tengo.
- Venga, que vamos a tener suerte y aquí habrá algo que comer.
- ¿Seguro?
 

La lluvia es tan intensa que el limpiaparabrisas no consigue barrer toda el agua.
El lugar está abandonado, pero en el instante en que el coche se pone a cubierto bajo el gran techo en el que martillean las gotas de lluvia, a Fran le parece ver que en el interior del oscuro establecimiento se ha apagado una luz.

 (Continuará)

29 comentarios:

JuanRa Diablo dijo...

Distinguidos Supervivientes, aquí queda el primer capítulo/episodio/borrador de The Zombie Experience

Ya podéis opinar al respecto.

Es necesario que un nuevo protagonista entre en acción. Si hay algún voluntario, que de un paso al frente. El primero que me lo diga aparecerá en el segundo capítulo, y habrá de hacerme un favor que ahora no puedo desvelar.

Por otro lado se abre una incógnita: ¿hay alguien dentro de esa gasolinera? ¿Vivo o muerto? ¿Y algo de comer? (Tengamos en cuenta que lleva más de tres años cerrada)

Podeis seguir votando para escoger a un lider. Recordad que de los tres menos elegidos habrá una inevitable baja que sin duda lamentaremos. Así que decídselo a vuestra vecina, a vuestros compañeros del gimnasio, a vuestros sobrinos más listos... ¡que os voten, que os voten para lider del grupo de supervivientes!

Montse Martínez Ruiz dijo...

¡Ay, JuanRa qué bien lo haces! eso de escribir me refiero, porque se me han puesto los pelos de punta y ya me estoy mirando la barra de la cortina a ver si da el tamaño ¡cachis, que es más largaaa! bueno, la corto y eso.

Ya me siento más relajada ¡tengo punto, jeje! pero de paso al frente ná de ná, que soy muy caguetas, yo sólo vengo a comentar y hacerte una pegunta.

¿La peli la escribes tú, verdad? con los datos y cosas que te vamos diciendo en los comentarios, más o menos ¿o vamos a escribirla entre todos? es que no me ha quedado muy claro.

Hay alguien dentro, alguien que también sigue la ruta hacia el sur, pero se llevan un buen susto en ese encuentro, está vivo y se une a ellos.
No hay gasolina ¡tres años no dan para tanto! ni comida tampoco, tendrán que envalentonarse y bajar al sótano a ver si hay algún bidón de gasolina olvidado y alguna lata de olivas caducada. Lo malo será al salir, cuando se vean rodeados de... ya sabes, los putoszombies.

Besitos.


Anónimo dijo...

Guauuuu!!!! Me encanta!!! Que emocionante. Para cuando el segundo???bien bien...

Anónimo dijo...

Que emocionante!! Quiero más. ..Me gusta ser el que conduce...No me veo a un zombi encendiendo y apagando luces...debe ser una bombilla mal enroscada o un ser "vivo"....

Anónimo dijo...

A.B
Qué pasada !!wouuu

Tomaaaa!! me he cargado a ese muerto-viviente !! jajaja ,menudo subidón!..

Sin duda hay alguien vivo allí dentro y no es un zombi, pero eso no significa que no tengamos cuidado..... podría ser mucho peor , podría tener mucha más hambre que yo.

Anónimo dijo...

Jajjaajja Me encanta enhorabuena diablo ya me has enganchado definitivamente a esta historia, también me gusta ser el que reparte mandanga pero con cabeza y sangre fría cada uno tiene que aportar al grupo y ese es k el rol que me tocó enseñar a reventar cabezas jajjaajja

Ángeles dijo...

¡Qué buen arranque! Digo el de la historia, no el del coche.
Y qué bien delineados los personajes, y qué bien estructurada la acción. Muy interesante y muy ágil.

Yo creo que en la gasolinera sí habrá comida, porque al menos las conservas pueden durar más de tres años. Y las cosas envasadas al vacío también.
Y a lo mejor en la gasolinera hay alguien, sí, vivito y coleando; alguien que vive allí, que se ha atrincherado en el sótano y lo ha convertido en un apartamento muy coqueto.

¡Adelante, mi valiente! ;)

Juan Miguel dijo...

IM-PRE-SIO-NAN-TE, me dejas sin palabras, claro que hay alguien en la gasolinera pero llego solo unas horas antes y pensó lo mismo que ellos, víveres y algo que pueda utilizar en el camino, se desplaza andando solamente por el día y por las noches busca refugio, ¿se unirá al grupo de Fran, A.B. y Roquito?
Espero ansiosamente el 2º capitulo.

Pdta, prométeme que durará 666 capítulos mínimo.

Osiris dijo...

Ayyy...que nervios! Grrrr! que miedorrrr!

Hay alguien...seguro....y es sospechosamente sospechoso....no va a ser de fiar...me da le intuicion!

Y algún bote de comida por ahí tirado..seguro...total, los zombis no comen!

Lo o el de dentro....no va a ser d fiar!

María José Olalla dijo...

Excelente comienzo, Juan eres un genio ya nos tienes a todos enganchados y deseando leer el siguiente capítulo :)

JuanRa Diablo dijo...

Pues verás, Montse, esto sigue siendo un experimento que he puesto en práctica sin hacer ensayos ni nada. Me he lanzado a la piscina a lo loco y aún no sé bien el camino a seguir (sólo sé que vamos p'al sur xD)

Por lo pronto habréis de ir leyendo cada entrega y las notas que deje para todos en los comentarios (en negrita)
Todo lo que me comentáis puede servirme de inspiración, y siempre estudiaré propuestas e ideas por vuestra parte.

Creo que lo más divertido será que las bajas (los zombis tienen hambre) no dependerán de mí, sino del azar unas veces y de retos personales otras. Pero todo esto ya lo explicaré más adelante.

Mientras tanto, ve cortando esa barra de la cortina, sí, que es demasiado larga.

Anónimo (¿Anasister?):

Proximamente en su blog favorito :)))

FRAN: (que nunca firmas y pasas casi desapecibido)

Sí, no sé por qué te vi enseguida como el conductor de ese coche.
(Me pregunto si llegarás a estudiar el lenguaje zombi) :D

Roquito:

Igual te alegra comprobar que he corregido tu forma de hablar. Quise dar realismo al diálogo, que pareciera natural por tratarse de un hablar coloquial. En un principio lo aplique tanto a A.B. como a ti, pero finalmente lo dejé sólo como una característica de tu personaje, (no de tu persona) Pero cuanto más lo veía escrito, menos me gustaba.

Con esta corrección le hacemos además un favor a Nerine, que siempre pasa todo el texto a un traductor y los "cuidao", "quemao", etc... no los traduce y se pierde un poco.
Bueno, ¡que siga usted con su sangre fría! :D

¡Hemos arrancado, Ángeles! Esperemos ahora que no se nos cale la historia. ¿Habrá suficiente gasolina? :p

Yo también creo que va a haber alguien allí metido. Me encantaría que fuera Chiquito de la Calzada, jajaja. ¿Te imaginas? El resto de tus compañeros no saben lo mucho que sabe del tema este hombre :p

Gracias por tus ánimos :)

Juan Miguel:

ES TU PEN DO. :D Pues mira, si esperas con impaciencia el segundo capítulo, empieza poniéndole el título tú Dime por aquí cómo quieres que se titule y así lo bautizaré.

PD. Nooo, no te prometo eso xD ¡Pero mola la cifra, leches! :p

Osiris:

¡Haz fuerza porque tu Roquito llegue sano y salvo! ¿Cómo dejas que se emta en un fregao así? Que una cosa es jugar al Apalabrados, ¡¡pero ponerse a luchar contra zombis!! Jajaja

Maria José Olalla:

Gracias, calabaza. Y tú pega carteles, que las elecciones a lider son ahora mismo (o eso ha dicho el alcalde) xD

Roquito dijo...

Gracias por corregir ese habla Juanra, me parecía un poco raro, pero claro mi personaje es de Villena y si que hablan de una forma especial no como los que somos de Petrer jejeje que hablamos perfectamente

Juan Miguel dijo...

La madre del cordero!! que de nervios tengo, menuda responsabilidad tener que poner yo título al siguiente capitulo. Vamos a ver no se de que irá el siguiente, pero se me ocurren varios que son interesantes:

- Haciendo referencia al de la gasolinera suponiendo que sea humano estaría bien que se llamara: El desconocido.

- Otro nombre estaría bien: La prueba. Como es la primera aventura que van a tener todos juntos sería como decir, ponerlos a prueba para ver si se las pueden apañar todos juntos en su primera experiencia.

- Y este último por no ser muy pesao, sacando conclusiones de dónde estaban, por dónde han pasado y a dónde van, analizando todo esto, pienso que estaban en Petrel, recogieron en Villena a Roquito, y la recta es la de la carretera a Yecla, la gasolinera será las Balsillas, jejeje; en fín que se podría llamar: Destino el extranjero (Yecla).

Bueno te dejo a elegir uno de los tres para que tengas flexibilidad en guiar a esta tropa; si no te gusta ninguno no pasa nada, soy muy malo en esto.
Pdta.Por lo menos le puesto interés.

Anónimo dijo...

Pero esto...¡esta genial! Ya sabes que no he seguido la serie esa americana pero vas a conseguir que me haga un adicto a esta "made in Levante" a pesar del Ford Mustang.
Otra cosa: que casi dan pena los guiñapos estos. Espero que en lo que resta de serie, no aparezca alguna asociación pro-derechos de los zombies y te la cancelen. Y esto me hace pensar: si en V había un lagarto bueno, ¿en Zombieland nunca se ha dado ningún caso de algún miembro con luces y corazoncito?...no, mjor no seguir con lo políticamente correcto.
Enhorabuena por tu atrevimiento para hacer este experimento tan interesante de guión cooperativo.
carlos

Anónimo dijo...

ANASISTER
Acabo de descubrir que no se publicó mi comentario. Mira, mira, mira...yo que me había venido arriba con un YO DOY UN PASO ADELANTE!!!

Anónimo dijo...

ANASISTER

Juan!!!! Me encanta, me encanta, me encantaaaaaaaa....

Anónimo dijo...

ANASISTER
Ángel, coge a lucille y mata al zombie este que ha pueto Juan que menea la cabeza...que me da miedo hasta entrar a votar.

JuanRa Diablo dijo...

Roquito:

No pretendía que pareciera villenero ni mucho menos, pero ahora que lo dices... sí, los de Petrel somos ferpectos!! xD

¡Ole ahí, Juan Miguel! Ya he elegido uno de esos títulos, aunque no te digo ahora cuál. Ya lo verás ;)
PD. ¡Ya lo creo que le has puesto interés! :D

Carlos:

Pues si tú, que eres más crítico con estas cosas tan made in América, le has dado el visto bueno, ya me puedo dar por satisfecho. ¡Me alegro mogollón! Aunque, claro, lo difícil ahora es mantener el interés.
Si no saliera bien, ¿me dejas que diga que fue por la ausencia de tu personaje? (Jojojo, maldad)
Anda que... ¡Ahora no sé cómo eliminarte!

PD. En Memorias de un zombie adolescente aparece uno con corazoncito.

Anasister:

¡¡Biennn!! ¡Ya pensaba que nadie quería aparecer en el segundo capítulo!
Ahora, escucha con atención:
Has de ELEGIR A DOS PERSONAJES MÁS que te acompañen, pero con uno de ellos vas a llevarte bastante mal. Tú me dices quién y por qué

PD1: ¡¡Me encanta que te encante!!
PD2: Que sepas que si te mordiera un zombi en esta historia... será ESE del lateral xDD

Roquito dijo...

Anasister, si quieres pero sobre todo si quiere el diablo te enseñaré a usar a lucille, para que puedas defenderte sola, si nos encontramos con ese zombi te lo dejó todo para ti para que superes tus miedos, lo mismo en esa gasolinera nos conocemos y luego tenemos que defendernos de los putozombis jajjaajja

Anasister dijo...

Me voy a llevar fatal con... iba a decir Nerine porque no la entiendo... pero después del poster que hizo...imposible. Pero tiene que ser de los compañeros nuevos? No puedo llevarme fatal con Roquito? Es que creo que al final me voy a enamorar de él...hay que meter romance....no? Jajajaajaaa

Anasister dijo...


Bueno....voy al pito pito gorgorito

Nacho dijo...

Diosssss, con lo pacifico que soy, que me está pasando? Después de leer el primer capítulo estoy deseando coger una barra de hierro y liarme a reventar cabezas (las de los putozombis, claro), uffff que sangre fría de repente!!!
Ronquito, gracias por tus consejos, pero lo de evitarlos nada, tenemos que ir a por ellos.
A.B., fuiste muy valiente cargándote a tu primer zombi, así me gusta, con un par de... narices, y encima rematándolo, biennnn, de momento eres mi heroína en esta historia.
Guionista, y yo cuando aparezco? Estoy ansioso...jeje

Nerine dijo...

Every time I read it, all these images come rushing into my head, like there's a movie playing, and I look forward to the rest of the story with so much excitement!
It's like when you are reading a book and you can't turn the page quick enough, nor can you put the book down! I can imagine the background music, adding to the suspense!

Anónimo dijo...

A ver....voy con Pepi..hemos perdido a Tomás vete tú a saber donde y como Juan...eso se lo dejo al guionista...y con Nerine. Te tocó. Y como es difícil que me lleve fatal con Pepi...es más..por Pepi mato a vivos o muertos...pues me voy a llevar fatal con Nerine, porque es muy echá palante...y aunque gracias a eso, muchas veces nos ha sacado de apuros, también por culpa de eso, nos ha metido en ellos...y no me fio.

Natty dijo...

Me EN-CAN-TÓ!!!!!
Ya espero el segundo capítulo!!!
Dentro de la gasolinera podría vivir un sobreviviente algo ermitaño que no quiera brindarles ayuda (soy poco creativa para estas cosas)

Saludos y felicidades =D

Ana Bohemia dijo...

Ya veo que los primeros protas van camino al sur, así que por ahí irán recogiendo-encontrando a los nuevos supervivientes, (de aquí a que lleguen a Tenerife puedo ponerme cómoda, ¿no?, jajaja) sólo espero que hayan elegido bien, ya lo veremos, ¿no?
El comienzo me ha gustado, nos has puesto en situación, la necesidad de escapar de esos zombies (¿un estado irreversible?) la euforia de acabar con ellos, (una barra de metal siempre es buena aliada), los suministros que se acaban (ya sea gasolina o víveres). En fin, tengo que felicitarte por tu gran imaginación y tu rica escritura.
:D

JuanRa Diablo dijo...

Muchas gracias, Natty

Escucho todas vuestras propuestas. Ya habrás visto en el siguiente capitulo que esa persona de la gasolinera no ha querido brindarles ayuda ;)

Ana Bohemia:

Jajaja, si, van hacia el sur, pero no creo que tan al sur, así que tendremos que ponerte en la península. No sé a lo mejor llegaste en globo, como un gato que yo me sé :p

Gracias por todo, Anita :)

Montse Fuentes dijo...

Llego con retraso. Pero voy a quedarme por aquí... Umeka

JuanRa Diablo dijo...

Lo celebro, Umeka ¡Eres más que bienvenida!