Esta pretende ser la historia de quince supervivientes en un mundo devastado y plagado de zombis. Los protagonistas son familiares y amigos míos que habrán de interactuar para llegar hasta el último capítulo. Pero, irremediablemente, algunos de ellos se habrán de quedar en el camino.
(Esta es una sinopsis patrocinada por Doxma)

23 feb. 2016

06. DECISIONES

Sólo transcurrieron seis semanas entre el día en que su jefe la avisó  de la tragedia que se avecinaba y la noticia de los primeros casos de infectados en España.
Hasta ese fatídico momento, María José, dando la espalda a ese miedo latente  que pretendía invadir su ánimo cada día, mentalizaba a su familia para huir a algún lugar apartado, lejos de todo contacto humano.

- ¿Pero a dónde, a qué lugar?  - preguntaban nerviosas sus hijas.
- No lo sé, a la montaña, cualquier sitio sin gente cerca siempre será más seguro que quedarse aquí.
- ¿Y dónde dormiremos?
- Podemos llevarnos la tienda de campaña, y mantas y todo lo que necesitemos.
- ¿Pero cuánto tiempo?
- No lo sé, habría que esperar un tiempo. Un mes, dos meses...

La idea no prosperó. Las dos hijas prefirieron la propuesta de su padre de llevar a cabo un plan de emergencia quedándose en casa.
Almacenaron  comida, agua y medicamentos, sellaron con cinta aislante todas las ventanas y taponaron con lona las juntas de la puerta de entrada. Se abastecieron de sábanas y mantas, llenaron las dos bañeras y compraron pilas para la radio que recuperaron del trastero.

Como todas las precauciones le parecían pocas, Maria José compró también mascarillas, con la decisión de llevarlas puestas el mayor tiempo posible, y un humidificador, previendo que el aire de la casa se resecaría mucho con todo cerrado.

Una vez conseguido lo que habían acordado, decidieron que el encierro empezaría en el momento en que un comunicado oficial  anunciara el primer caso de contagio del virus en la península.
A pesar de haber convertido su casa en una especie de bunquer fiable  que tranquilizó en cierta medida a su marido e hijas, ella aún pensaba que aquello no bastaba para detener a una célula microscópica tan agresiva y quiso una vez más convencerles para coger el coche y escapar a plena naturaleza. Sin embargo,  también era tanta su incertidumbre que no insistió más.

Cada vez que pasaba por su habitación y veía la caja de Doxma allí arrinconada , María José sentía una punzada en el estómago. Ver aquello la ponía nerviosa. A pesar de saberse una privilegiada por tener una información de vital importancia que apenas nadie conocía, en realidad aquello no le suponía un consuelo. Rechazaba la idea de que alguien necesitara tomar aquel jarabe, pues eso supondría haber sido mordido por alguno de aquellos resucitados de los que Nacho le había hablado, y su mente se negaba a admitir que algo así fuera a ocurrir en su propia casa.

Constantemente mentalizada en que todo saldría bien, en ocasiones la tensión acumulada se hacía insoportable, momentos en que se encerraba en el baño para, en silencio,  desahogarse llorando.

Una noche se despertó de golpe con la respiración agitada. Había estado soñando que oía gente tocar timidamente a su puerta mientras dormía. Eran voces lastimeras, voces suplicantes de hombres y mujeres que le rogaban que les diera un poco de Doxma porque sus hijos, hermanos, padres... habían sido mordidos. María José se levantaba y se acercaba sigilosamente a la puerta. Las voces se intensificaban entonces, y los golpes contra la puerta eran tan fuertes que los trozos de lona que habían puesto en las juntas se movían y terminaban cayendo al suelo. Entonces María José observaba cómo un casi imperceptible humo verdoso se filtraba a través de las rendijas. Ella volvía corriendo a la habitación, y antes de cerrar la puerta, miraba hacia atrás y era capaz de ver cómo el humo avanzaba por el pasillo.

A la mañana siguiente, nada más levantarse, empezó a escribir un mensaje de texto en el móvil.

“Leed atentamente, porque es muy importante - empezaba - Buscad en las farmacias un jarabe para la tos llamado Doxma"
 Y añadió, de la mejor manera  que supo, la explicación a tal advertencia.

Después abrió la lista de contactos de su agenda y fue seleccionando a familiares y amigos a los que enviar el mensaje.

"Para Laura... Gerardo... Francisco... Pedro... JuanRa"...
…..............................................................

Echado en la cama, con la mirada perdida en el techo, Juan Miguel ha decidido que será al día siguiente cuando se marche de allí
La pared que tiene enfrente es como el lienzo en el que mentalmente ha ido trazando su plan.

Por la mañana volverá a casa de sus padres, recorriendo con sigilo las cinco calles del trayecto. Llevará consigo el bate de beisbol que tiene  junto a la cama.
Al llegar sacará  la bici del garaje, buscará el casco y las rodilleras, así como una mochila con un par de botellas de agua, conservas y un chubasquero ligero. Cree saber dónde está todo lo que necesita.
Meterá el bate en la mochila y saldrá pedaleando hacia el cerro del castillo, desde donde tomará la Nacional a Jaén. 
Antes del mediodía espera estar ya a muchos kilómetros de allí.

El vecino de arriba sigue caminando de un extremo a otro de su casa. Lo oye arrastrar los pies y chocar repetidamente contra los muebles. En ocasiones le llega debilmente  el sonido de lo que parece un gruñido  animal,  pero Juan Miguel ya sabe que ese es el  jadeo de los resucitados.
Creyó en un principio que dejaría de escucharle cuando muriera de inanición, mas ahora es consciente de que seguirá caminando sin desfallecer si nadie destroza su cerebro.

Tras la muerte de sus padres perdió la noción del tiempo y hoy no es capaz de calcular cuánto  ha pasado desde que empezó el caos.

Recuerda la angustia que sintió el día en que cayó la red eléctrica. Pensó que sería algo transitorio, pero  pronto comprendió  que ya no debía de quedar nadie para gestionarla, y sintió mucho miedo ante tanta incertidumbre. ¿Cómo sería su vida desde aquel momento en adelante? 
Durante un tiempo creyó ser  la única persona viva en la ciudad, el único  testigo del fin de la civilización y en mitad de aquella desesperación  permitió que por su cabeza pasara la sombra del suicidio.

Sin embargo volvía a amanecer cada día, y con los primeros rayos de sol le llegaba el alegre despertar de los pájaros que, invariablemente, se refugiaban en la pinada del parque al caer la tarde. Aquel piar le sosegaba. Resultaba extraño admitirlo, pero la vida continuaba a pesar de todo.

Una vez le pareció  ver desde la ventana  a alguien cruzar corriendo  por la calle. No quedó del todo seguro, pero  ahí empezó a tener la certeza de que no debía de ser el único superviviente. ¿Por qué iba a estar él sólo? Y empezó a alimentar su esperanza.
Sin embargo no era capaz de salir de allí para comprobarlo. Intuía que el exterior era poco seguro. Si sus padres resucitaron convertidos en seres agresivos y hambrientos, si el vecino de arriba también era uno de esos muertos que se levantan, ¿cuántos más habría por la ciudad?, ¿cuántos en el país entero? ¿Estarían por todo el mundo?

Curiosamente, al principio no lograba ver ningún caminante por la calle. Tal vez habían muerto en sus casas, con las puertas cerradas y no eran capaces de salir, pero estaba seguro de que también los habría deambulando por la ciudad.

Cuando el agua de la bañera que utilizaba para beber empezó a agotarse, Juan Miguel decidió explorar las otras  viviendas del edificio.

Tan solo abrir la puerta y acceder al rellano de la escalera lo llenó de inquietud.

Descendió a la planta baja, donde forzó el armario del conserje para hacerse con todas las llaves. El ruido de los golpes rebotaba en el hueco de las escaleras para morir pronto y dejar paso a un silencio inquietante.
                                                                                                                                        En el primer piso no encontró más que polvo y cucarachas muertas.
Al abrir la puerta del segundo piso le asaltó un hedor penetrante, que le puso sobre aviso y se introdujo con suma cautela.
En la cocina, la puerta de la nevera estaba abierta y su interior estaba cubierto de un manto de fibras de moho verde.
En la despensa  encontró conservas,  paquetes de legumbres y botes de especias, y tomó nota mental para volver más tarde a por todo ello.

Al final del pasillo el hedor se acentuó y aunque se percataba de que lo más sensato era salir de allí,  su curiosidad por descubrir el origen de aquel olor le movió a seguir indagando.
La puerta del baño estaba cerrada.
La entreabrió despacio, sujetando con fuerza el pomo por si tuviera que volver a cerrar de inmediato.
No había nadie allí.
Sin embargo el olor era insoportable y Juan Miguel se cubrió la boca y la nariz con el antebrazo.
 Vio una pequeña banqueta junto a la bañera y sobre ella varias cajas de pastillas.
No imaginaba encontrar la bañera llena de agua, y mucho menos a una mujer  sumergida en el fondo.
Aquella horrible visión le dejó paralizado. El cuerpo debía de llevar muchos meses bajo el agua y en la descomposición se habían desprendido trozos de su piel, que flotaban en la superficie como cuajos de leche.
Tratando de recordar quién podía ser aquella vecina, vio cómo un brazo se le levantaba y la mano buscaba el borde de la bañera.  Asomó ante sus ojos un trozo de carne púrpura de dedos hinchados y cuarteados. Después percibió cómo la cabeza hacía esfuerzos por levantarse.
Juan Miguel salió inmediatamente  y cerró la puerta.

No volvió a por los víveres de aquel piso.
Tampoco quiso explorar el resto.
 …................................................................

Nerine corre descalza por la carretera con un zapato en cada mano.  Nota  el agua escurrir por el pelo que se le ha pegado a la frente y a la nuca, y la siente resbalar por la espalda. La lluvia se le  mete en los ojos y en la boca, que no puede cerrar por estar jadeando y maldiciendo su suerte a un mismo tiempo.
Pese a ser consciente de que  les lleva mucha ventaja, cuando imagina a esa horda de seres podridos pisándole los talones  se le eriza toda la piel.

Piensa  que por alguna razón el destino no ha querido que llegue al refugio al que tanto desea  regresar, y sigue corriendo con el pulso latiendo en sus sienes, temiendo desfallecer y caer y no poder volver a levantarse.

Por unos instantes visualiza en su mente la llegada del primer zombi tambaleándose bajo la densa lluvia, arrodillándose en el suelo para devorarla. En ese momento nota cómo algo se le escurre por debajo de la camisa y cae al suelo. Comprende de inmediato  que ha sido el frasco de Doxma, pero no se detiene.
Una voz interior parece ordenarle que dé la vuelta y lo recupere, pero no se atreve.
Sin embargo la desazón por perder algo tan valioso  aumenta en cada zancada hasta ser más insoportable que su miedo.

Nerine deja de correr. 
Aspira a grandes bocanadas  todo el aire que le exigen sus pulmones y se vuelve para mirar atrás.
Los caminantes no han alcanzado todavía el punto más alto de la rasante, por lo que no se les ve.
Se siente mareada, pero logra ver el frasco, un punto blanco resaltando en la oscura carretera. En sus pensamientos hay un fuego cruzado de intenciones. 
“Tienes que recuperarlo”
“No, huye, sigue corriendo”
“Ve a por él, rápido”
“No, no pierdas más tiempo, vuelve con aquella gente”

Finalmente arranca a correr hacia el frasco.
Durante ese trayecto de vuelta hasta el preciado envase ocurren dos cosas al mismo tiempo: la lluvia empieza a remitir y los primeros caminantes asoman al llegar a la parte alta de la rasante.

Nerine cae de rodillas junto al frasco, lo coge con fuerza, se levanta y vuelve a correr con sumo esfuerzo.
Siente  que  el corazón se le va a salir  del pecho y la visión se le vuelve borrosa. De repente  un fuerte pinchazo le atraviesa la pierna izquierda desde la cadera hasta el muslo.
Tiene que parar, no puede continuar. Jadea con las manos apoyadas en las rodillas
aspirando todo el aire que puede.
El macabro clamor de la jauría de muertos suena cada vez más cerca a sus espaldas.
Nerine no cree poder alcanzar a la gente del Mustang. Corre a pequeños saltos, sin poder apoyar en el suelo la pierna izquierda, que se ha quedado paralizada.

Las nubes empiezan a dispersarse y la luz poco a poco se va imponiendo en ese mar de niebla. Nerine logra ver el rojo brillante del Mustang parado al principio del camino y ruega a todos los ángeles del cielo que la ayuden a alcanzarlo.
Si Fran ha dejado el coche abierto quizás consiga salvarse. 
Si lo encontrara cerrado, tratará de meterse debajo.
“Y que sea lo que Dios quiera”, piensa, sollozando,  sin dejar de avanzar.


…................................................................

Con un hacha ligera de mango de aluminio, Holden recorre la aldea bajo la lluvia. La neblina ha descendido y todo parece haberse tornado de un blanco húmedo.
Se refugia bajo la gran higuera, junto a los corrales, desde donde puede observar otras casas. No consigue oír más que el tamborileo de las gotas sobre las anchas hojas y el borboteo de la pequeña corriente que discurre camino abajo.

Por fin vislumbra el lugar de donde procedía la gran columna de humo que el repentino chaparrón ha terminado de borrar.
Los restos de leña quemada hacen evidente que alguien más debe de haber por allí y Holden se afana por encontrarlo.

Vuelve a escuchar ese sonido que parece proceder de la casa contigua a la suya y piensa que no es posible que en tan solo unas horas alguien haya conseguido alterar tanto la paz de aquel lugar.
“¡Quién mierdas hay por aquí!”- musita furioso- La familia estaba encerrada. ¡Ni siquiera se les oía! ¿Quién coño les ha despertado?”
…...................................................

Pepi y Anasister  están comiendo en silencio, mirando las brasas de la chimenea,
cuando les parece escuchar un grito en la distancia.

- ¿Has oído? - exclaman al mismo tiempo.
- Perfectamente- contesta Pepi muy alterada- Ha gritado una mujer.
- ¡Calla! Creo que sigue gritando...
- ¡Está llamando a alguien!

….......................................................

Holden se encuentra  a pocos metros de la casa en la que se han refugiado Pepi y Anasister. Ha logrado ver el tenue humo que el viento disuelve cuando asoma por la chimenea, y con paso decidido se dirige hacia la puerta. Estando delante y dispuesto a llamar,  oye gritar a Ángeles y no duda en correr inmediatamente hacia su casa.

Baja por el camino a grandes zancadas, pero ha de frenar en seco cuando se encuentra con lo que él llama “la familia” en mitad del camino. 
Como una procesión macabra, varios caminantes se dirigen hacia donde han oído gritar.
- ¡¡Holden!! – le llama Ángeles desde la puerta al verle – ¡Han salido de esa casa!
- ¡Cierra la puerta, Ángeles! - exclama
- ¡No te arriesgues, por lo que más quieras! - responde ella.

Holden cuenta rapidamente el número de aquellos abominables seres. Parece que hay entre diez y doce  adultos, más dos niños. Observa cuáles son más corpulentos y cuáles  parecen  más fáciles de eliminar. Visualiza un lugar donde refugiarse si las cosas se tuercen, pero está convencido de que puede acabar con todos.

Hace girar el hacha en el aire antes de gritarles. 

- Eh, malnacidos, ¿qué se os ha perdido por aquí, inútiles?

Todas las cabezas se vuelven hacia él.
…................................................................

- Ahora es un hombre el que grita – exclama Pepi, asustada  – Se le nota  enfadado.
- O asustado – dice  Anasister -  Ven, vamos a subir al piso de arriba y  mirar desde allí.
Ambas suben atropelladamente. En una de las habitaciones hay una ventana pequeña con vistas  al prado y al río. Desde ella se ve parte del camino que recorre la aldea, pero no logran ver a ninguna persona.
- Abre la ventana, seguro que le oímos mejor.

…............................................................

El primero en aproximarse  es uno de los niños, que va a un paso más ligero que el resto. Holden lo ve acercarse con los brazos extendidos. Tiene los ojos  hundidos y el  cabello ralo  pegado al cráneo. La cabeza se le mueve en movimientos espasmódicos y parece querer decirle algo que no logra pronunciar y que tan solo queda como un sonido gutural ahogado.

- Lo siento, chaval – dice Holden, y golpeándole con  el hacha en la sien le rebana el cráneo

Los dos más próximos son altos  y desproporcionados. Holden observa  que la ropa les queda muy holgada. Cuando están a su altura Holden da un salto en el aire y descarga  una patada en el pecho del primero, que cae sobre el segundo, derribándolo. Holden aprovecha ese momento para hundir su hacha en la cabeza de uno e inmediatamente en la del otro. Le alivia dejar de oír sus desagradables jadeos.

Holden retrocede y vuelve a posicionarse a la espera. El hacha asida con fuerza, las piernas ligeramente abiertas y los dientes apretados, deseando acabar aquello cuanto antes.

…………………………........

- ¡Ya lo veo! – exclama Anasister-  ¡Alguien está defendiéndose!
- ¿De zombis? – pregunta desde atrás Pepi, alarmada.
- Seguramente, aunque de momento  solo lo veo a él.
- ¡Ay, Anasister! ¿Serán los que había en aquella casa? ¿Habrán conseguido…?
- ¡Sí, ya los veo!  Uno… Dos, tres, cuatro… ¡Espera, hay muchos! ¡Y el pobre está solo!
…………………………….....

Holden sigue caminando de espaldas y asestando golpes a los brazos que entran en su radio de acción. En rápidos reflejos aprovecha cualquier hueco para hacerles caer,  hundiendo  el hacha en sus cabezas.

El otro niño aparece de repente por su izquierda, pillándole por sorpresa. Holden comete la imprudencia de perderle un momento de vista para poder situar visualmente a los demás. El niño  gruñe y se aferra a la pierna de Holden, quien no tiene tiempo  de evitar que  le muerda.
….............................................................

- ¡Le han mordido! – grita Anasister
- ¡No me digas!- exclama Pepi llevándose una mano a la boca.
- Sí, un niño, en la pierna. ¡Y no se lo puede quitar de encima! Espérame, Pepi, voy a salir
- ¿Qué? ¡No, no me dejes aquí!
- Tranquila, es para intentar quitárselos de encima.
- Pero  no te acerques – le ruega mientras bajan las escaleras- Si te pasa algo me muero.
Anasister coge un atizador de hierro de la chimenea.
- Tranquila, Pepi, - dice mirándola, antes de abrir la puerta- solo voy a hacer ruido para que vengan para acá y ese hombre se pueda esconder. Los tiene a todos encima.
- Tengo mucho miedo- dice Pepi con ambas manos bajo la barbilla.
Anasister sale y empieza a gritar.

- ¡Ehh, aquí, venid aquí – les llama.  Busca rápidamente algo con que golpear el atizador  y ve en el suelo la chapa de metal oxidada que les sirvió para encender el fuego. La levanta y la golpea  con rabia.

Holden, apoyado de espaldas en un árbol,  ha hundido el mango  de su hacha en la cabeza del niño que muerde con fuerza su pierna. Cuando cae inerte a sus pies lo levanta para lanzarlo al zombi más próximo , consiguiendo hacerlo caer.

Se aproxima por su izquierda una mujer que desprende un olor nauseabundo, tiene  un inmenso  hueco en el cuello por el que Holden  puede percibir grandes masas de gusanos en continuo movimiento. Le hunde el hacha entre los dos ojos y,  cuando cae, los gusanos se esparcen por el suelo.

- ¡Aquí! - sigue gritando Anasister- ¡Venid aquí, asquerosos!
- Vaya- musita Holden tras una rápida mirada hacia ella- por fin aparece alguien.
- ¡Venid, aquí! ¡Aquí si os atrevéis!
Holden retrocede,  acercándose cada vez más a Anasister.

……………………………………...

Fran, Roquito y A.B. están alcanzando la primera casa de la aldea cuando  oyen  gritar a alguien muy cerca.
“Venid, aquí! ¡Aquí si os atrevéis”
Paran en seco un par de segundos para mirarse con asombro, e inmediatamente  echan a correr hacia el lugar de donde procede la voz , que a Fran le ha parecido muy familiar.

Enseguida la ven de espaldas. Está mirando hacia un grupo de caminantes que se aproximan a ella.

- ¡Es tu hermana! – grita A.B.
- ¡Anasister! – la llama Fran eufórico.

…………………………………………

Carlos conduce por el camino hacia la carretera. Ha cesado de llover y por fin las nubes empiezan a retirarse  para dar paso al sol. En aquella atmósfera de siluetas difusas, las grandes flores de colores que decoran  la autocaravana parecen querer proclamar su alegría entre tanta languidez.

La lluvia ha sido muy abundante y la tierra se ha ablandado mucho en algunos tramos, donde las ruedas de la roulotte patinan levemente .

- Solo faltaría que nos quedáramos atrapados en el barro ahora – murmura Carlos aferrando con fuerza el volante.
- Es verdad, se ha puesto fatal el camino - dice Montse.
- ¡Venga, venga , - suplica Carlos al vehículo - que la carretera está ahí mismo!
¿Por qué no te sales del camino? - propone Montse, sentada junto a él – Está demasiado encharcado por aquí.
- Creo que sería peor, aquí la tierra está prensada. Pisar esos campos sería hundirnos seguro.

Al aproximarse a la carretera descubren que el agua cubre totalmente el hueco del arcén y discurre en turbia corriente.
- ¡Maldita sea! - exclama Carlos- ¡A saber la profundidad que tiene eso!
Montse se vuelve para mirar a Ana Bohemia, que, sentada en cuclillas sobre la cama, continua haciendo trazos en una lámina.
¡Tenemos problemas, Anita! - le dice
Ana levanta la vista y después alza los hombros,  pidiendo una explicación.
- ¡Nos hemos encontrado un río! ¿Tienes una barca por ahí?
- Pues mira, no – responde sonriendo- pero os puedo hacer un barquito de papel.

- No nos queda otra que arriesgarnos – decide Carlos, que aprieta el acelerador con la intención de rebasar  rápidamente  el tramo de agua y alcanzar la carretera.

La caravana entra en el charco aparatosamente, levantando olas  a ambos lados. Carlos vuelve a hundir el pie en el acelerador y las ruedas delanteras de la roulotte consiguen  superar el desnivel y el vehículo salta a la carretera.  Inmediatamente después, las ruedas traseras se hunden en la corriente. Carlos repite la operación, pero las ruedas patinan y escuchan el golpear de pequeñas piedras en los bajos del vehículo.
Maldita sea – farfulla Carlos, que vuelve a pisar el acelerador a la vez que mueve el volante hacia uno y otro lado.
Las ruedas han erosionado  el terreno embarrado y no encuentran lugar  donde apoyarse.
¿Y si vuelves para atrás? – propone Montse.

Tras varios intentos marcha atrás, Carlos consigue que las ruedas posteriores salgan del barrizal sin que las delanteras vuelvan a caer en la corriente.
- Bueno, algo es algo – dice Montse - ¿Y ahora qué?
- Esperad un momento – dice Carlos abriendo  la puerta. Desciende de la caravana  y empieza a buscar piedras grandes que va cogiendo  con ambas manos y echándolas en el charco bajo la roulotte. Después de repetir varias veces la operación, restriega las manos en el pantalón y  sube al vehículo.

- Agarraos, que vamos a salir de esta - exclama aferrando el volante.

Y acelera.

Carlos no puede imaginar que en solo unos segundos todo va a cambiar. No es consciente de que la fatalidad puede salir al paso hasta en las circunstancias más sencillas y en apariencia menos  peligrosas.

Las ruedas traseras vuelven  a entrar en la riada, pisan las piedras y las hunden en el fango. Las delanteras giran en una brusca maniobra de Carlos,  al mismo tiempo que vuelve a acelerar  para  salir de allí.
El vehículo salta  a la carretera con un movimiento semicircular, pero a tanta velocidad que a Carlos no le da tiempo a enderezarlo y no puede evitar enfilar de nuevo el desnivel del arcén.  En otro giro de volante para evitar salirse de la carretera  solo consigue que la parte posterior de la autocaravana se tambalee hacia la derecha con tanto ímpetu que el vehículo vuelca en el enfangado arcén.
Y caen con un golpe espantoso.

………………………………………………..

Anasister se vuelve y durante un instante no es capaz de reaccionar ante lo que ve.

- ¡¡Fran!! ¿Cómo es posible? – suelta el atizador y corre a abrazarle.

Roquito y A.B. comprenden que Anasister estaba en una situación muy delicada, tratando de ayudar a  un hombre al que rodean varios zombis. 
A.B. recoge el atizador del suelo y se acerca decidida al  muerto que más cerca ha llegado.
Roquito evita a los que dos que suben hacia allí y va directamente a hundir  su Lucille en el cráneo del más corpulento, que ha hecho caer a Holden. Le golpea con tanta furia que separa en dos partes su cabeza  y un líquido negruzco le salpica a Holden en la cara.

- ¿Estás bien? – le pregunta  mientras atraviesa la barra en la cabeza de una mujer que arrastra por el suelo una polvorienta falda negra .

Desde el suelo, Holden ve caer  de rodillas al último caminante,  con una enorme grieta en la frente  por la  que escapa  su masa encefálica.
- Creo que sí- dice resoplando- Habéis aparecido en el momento justo.
- Soy Roquito- le dice extendiéndole la mano.
- Holden-  le saluda apretándola con fuerza.

……………………………………………………………..

- ¿Estáis bien? – pregunta Carlos intentando incorporarse
- No mucho- se queja Montse- me duele  la pierna. Ay, Carlos, ¿puedes quitarte de encima?  Me he dado un golpe en la cabeza también.
- Ana, ¿estás bien? – grita Carlos esforzándose en pasar por entre los dos asientos hacia la parte posterior.
- Bohe, cariño – dice Montse con lágrimas de dolor - ¡Qué susto! ¿verdad?

Carlos camina hacia ella. La ve echada sobre una de las ventanas.
- ¡Ana! - se apresura a llegar a su lado- ¡Dime algo, Ana!
- ¡Ay, Carlos!- musita Montse desde su asiento - ¡Dime que está bien!
Carlos le busca  el pulso y no lo encuentra.
Al volcar la caravana, Ana Bohemia se ha dado un fuerte golpe en la sien con la manivela de la ventana.
- ¡Carlos! – dice Montse angustiada- ¡Dime cómo está!

Carlos  levanta a  Ana  con delicadeza  para abrazarla.
Debajo de ella hay varios lápices de colores y a su lado una cuartilla con un dibujo.

Es el dulce rostro de una chica con una guirnalda de flores en el pelo  y una bonita sonrisa.
“Me encanta, Ana” – le susurra al oído sin dejar de abrazarla. “Tiene la misma sonrisa que tenías tú cuando te conocí”

Montse oye llorar a Carlos  y empieza a rezar por su querida amiga.



25 comentarios:

JuanRa Diablo dijo...

Estad atentos a mis comentarios porque anunciaré quiénes pueden ser los próximos en encontrarse en peligro.

Mientras tanto: ¿qué os parece que Holden haya sido mordido? ¿Alguna otra impresión sobre los hechos de este capítulo?

Ana Bohemia dijo...

Gracias por matarme de una forma tan poética, cruzando el río... y así fue como la bohemia cruzó al otro lado, a un campo de flores a salvo del horror del apocalipsis zombie, dónde nunca se ponía el sol y todo estaba lleno de color.
Este capítulo ha estado lleno de momentos de infarto y escenas impresionantes, como la escena de la mujer en la bañera (ese es un guiño a Stephen King ¿verdad?), pobre Juan Miguel, que de visiones desagradables se ha tragado.
Ya veo que el grupo se va encontrando, Anasister, Pepi, AB, Fran, Roquito y el pobre Holden... le han mordido y bien mordido, habrá que actuar pronto o empezará a descomponerse sin haberse muerto antes (puag) puede que Nerine entre entonces en acción.
Pues lo dicho, ha sido una muerte plácida.
Saludos
;D

Anónimo dijo...

Jooooooo....me has hecho llorar!!! Pobre Ana...qué pena...
Madre mía Juan!!!! En este capítulo te has lucido!!! Qué tensión!!! Holden...conseguiremos el Doxma!!!! Nerine lo traerá!!! Ya lo verás. Ayyy qué alegría reencontraros Fran y AB!!!! Al fin!!!
Anasister

Ángeles dijo...

¡Por Belcebú, qué emocionante! :D

Es un capítulo trepidante. Las escenas de Holden son geniales, y el encuentro con Roquito y los demás casi me hace aplaudir.
Lo del mosrdisco en la pierna me tiene preocupada, pero creo que hará falta algo más que el bocado de un niño para acabar con él.

La parte de Nerine también tiene mucho suspense, y aunque esté un poco loca (con perdón) cae bien. Y la escena de la cojera es muy plástica, "se ve" muy bien.

La escena de Carlos en la furgo también es muy emocionante, de esas de agarrarse al sillón mientras salen-que-no-salen a la carretera.
Y por supuesto, la pérdida de Ana Bohemia es muy sentimental, muy emotiva. Y da mucha pena pero no sólo por ella, pobrecita, sino por Carlos y Montse también, claro está.

Felicidades, JuanRa, y gracias.

maría josé olalla dijo...

Magistral Juan,tengo aún el corazón en un puño, me sumo a lo que han dicho Ana y Angeles :)

Montse Martínez Ruiz dijo...

Madre mía, JuanRa, cada capítulo está más emocionante que el anterior!
Me ha gustado mucho la descripción de la lucha de Holden con los zombies, es como si la viera ¡y qué nervios! yo creo que una mordedura infantil no puede hacerle mal, pero mantiene la intriga entre los demás que estarán en la duda.
La escena de Nerine es de mucha tensión y la de la furgoneta ya ni te cuento. Me da mucha penita la muerte de mi amiga Ana ¡ay, pobrecilla! menos mal que ha sido rápida y muy poética.
Es fantástico que ya se vaya haciendo el grupo, que se hayan encontrado y que nuestro lider, Juan Miguel, ya esté en marcha con la bici.
Tendrías que escribir un capítulo diario, porque se queda una con ganas de más :)
Besitos.

JuanRa Diablo dijo...

Ana:

La Bohemia está en el Paraíso, (y aquí no hablo de ficción, porque realmente vives en el Paraiso de Tenerife :D), pero tu personaje no podía ser menos, y la imagino brincando libre entre campos de cebada y amapolas, cantando feliz bajo el sol.

¿Te creerás que escribiendo la escena de la muerta en la bañera no me acordé de la de El resplandor? Y ahora que me lo dices me ha venido de golpe. Será una de esas imágenes que por lo impactantes me quedó grabada y la he utilizado inconscientemente.

Sí, Nerine podría salvar a Holden. Si llega viva, o si es generosa y dice que tiene Doxma, o si no pierde el frasco, o... :p

Gracias por formar parte de este juego, Ana.

Anasister:

Tu emoción traspasa el ordenador y me llega, ¡vaya que si me llega! Espero que siga habiendo momentos de tensión a tope. Tú has sido valiente en este capítulo. ¡Tienes que entrenar a Pepi para que lo sea también! jaja

Ángeles:

Me gusta tu comentario porque es prácticamente un resumen del capítulo, y me pone muy contento que lo veas tan bien. ¡Más que contento!
Te dije que te iba a poner a dar mamporros a los zombis estos y al final no he encontrado el momento. Me parece a mi que muchas veces el autor no consigue dirigir la trama, es la trama la que puede llegar a dirigir al autor. Pero que no me entere yo que te escondes,¡ te quiero ver cargándote un par de zombis como mínimo!

Maria José Olalla:

¿Pero te refieres a tu corazón con sus dos ventrículos y sus dos aurículas? ;p

Montse:

No soy tan ágil para un capítulo diario, qué más quisiera, pero el que lo pidas es todo un halago que me hace tener aun más ganas de continuar :)

El que "veas" algunas escenas también me encanta. Intento trasladarlas como si fuera una película de esas que tanto me gustan.

Espero que te recuperes pronto de tus heridas en el accidente, Montse ;p

Pepi Fuentes dijo...

Guauuu!!! Que emocionante, pero...yo sigo sola allí arriba??? Madre mía...que miedo

Pepi Fuentes dijo...

Guauuu!!! Que emocionante, pero...yo sigo sola allí arriba??? Madre mía...que miedo

Holden dijo...

Oh Dios mío siento muchísimo que haya muerto Ana... en especial porque tengo al tiparraco de la guadaña bien cerquita. Jopetas, espero no morir tan pronto, aunque si es lo que toca, es lo que toca. ¿No nos podríamos conformar con perder una pierna? Siempre me ha gustado mucho Long John Silver, oyes.

Este capítulo ha sido el mejor de lo que lleva TZE, aunque creo que está fatal que te lo diga yo, que he sido bastante prota. Viva o muera, pienso seguir leyéndo hasta el final, eso tenlo claro, me tienes absolutamente enganchado.

¡Enhorabuena! ¡Sigue así! Esto va genial :D

PD: Te echaremos de menos Ana.

Montse Martínez Ruiz dijo...

Oye, a mi no me hagas nada en la pierna, que no quiero ser la herida esa que es una lacra para todos y que la gente (el público, que lo veo ya como una peli) está deseando que se muera de una vez y deje de dar la lata. ¡Ah! y que quiero poder correr cuando vengan los zumbaos-mediomuertos esos, no vaya a ser que me quieran morder ¡no seas diablillo!

Roquito78 dijo...

Juanra me encanta!! De verdad, este capítulo a estado genial, lleno de tensión casi a cada momento.
La de Ana me da mucha pena, a tenido una buena muerte sin sufrir aúnk es una pena que en un mundo tan gris se hasta perdido una vida tan llena de color, esperó que no se levante hecha un zombi porque sería muy duro para montse y Carlos enfrentarse a eso.
Holden a peleado como un valiente, casi podía ver la escena de lo bien descrita que estabay ahora que le han mordido que pasará? El doxma de nerine llegara o no? El personaje de nerine me cae mal aúnk lo mismo me sorprende y demuestra generosidad dándolo a holden
En fin podría seguir pero me alargaría mucho, que estoy esperando el siguiente capítulo como agua de mayo, ánimo Juanra que de momento la historia esta genial!!!

Anónimo dijo...

A.B
Qué forma más dulce de morir, abrazada por el hombre que te quiere.(No llegué a conocerte pero Carlos guardarà todos tus dibujos para todos nosotros)
Estoy sintiendo mucho todos los capitulos Y ME ENCANTAAA;la tension,la emoción de cada personaje y de cada escena;Las vicisitudes que nos acontencen.
Anasiste Por fin ..cariño ..te quiero!!!!

Hay que estar a loro con ese tal Holden,porque le han mordido.
(hola holden jiji).
¿Roquito ,me podrías dar alguna clase más de pegar mamporros ?

Anónimo dijo...

¡Pero mira que eres retorcido! Yo que quería palmarla defendiendo a Montse y Ana...¡y me las cargo!.
Ya lo siento Anita, pero es que cuando aprendí a conducir no llovía...Me alegro un montón de haberte querido tanto; ha sido muy bonito. Como decía Machín, ahora Espérame en el cielo...ja,ja,ja.
Este episodio de la furgoneta está inspirado en un hecho real -que lo sepas, Juan Ra-: al poco de sacarme el carnet, hacía excursiones por el monte con la furgoneta de mi padre -un furgón grande de marca Ebro, más o menos como el que tú has imaginado pero discreto, sin flores- y en dos ocasiones me pasó más o menos lo mismo y ¡tuve que recurrir a intentar calzar las ruedas con piedras firmes!. A veces me sorprendes con tu diabólica clarividencia...¿o es que, como Diablo, tuviste algo que ver en la experiencia?.
Este capítulo ha sido extenuante ¿eh? ¡cuántas emociones! LA pobre MªJosé decidiendo a quién avisar de sus seres queridos es emotiva. ¡Y qué miedo con la exploración de Juan Miguel! Ah, veo que los zombies no son tan desastrados todos; hay algunos a los que les gusta bañarse.
Preveo que Juan Miguel y Holden van a chocar porque los dos tienen madera para liderar la Resistencia. Espero que no se enconen demasiado. Respecto al virus que le han inoculado, traerá muchos problemas porque ahora no se fiará ni Dios de él.
Me parece que TVE, cuando se le acabe el filón "históricista" prevee hacer una serie sobre zombies castizos y hay oposiciones a guionista...
carlos

Juan Miguel dijo...

No he podido dejar antes el comentario, ando liado con exámenes.
Pero como dije por Whatsap, impresionante; por cierto cuando y dónde está el reto??

Anónimo dijo...

Y ese JuanRa amigo de Mª Jose, ¿es sólo un guiño al autor o tendremos el honor de compartir experiencia zombie con él "en persona"?
Y una pregunta de biología zombie: ¿si la materia del zombie -sus órganos, su carne, sus células, etc- se degradan indefinidamente por acción de los parásitos y la putrefacción como hemos visto en la bañera y en la víctima de Holden, ¿en qué termina su estructura? ¿en un montón de huesos y una calavera cuyas mandíbulas no paran de castañetear? ¿Qué dice la Ciencia de esto?
carlos

Nacho dijo...

Diosss, que pedazo de capitulo! Me ha encantado, escenas con mucha tensión y emoción, ufff que buen/mal rato he pasado.
JuanRa, me ha parecido una putada que hayan mordido tan pronto a Holden, y encima es que el pobre se ha quedado un poco preocupado con el de la guadaña, jeje, pero bueno, tus motivos tendrás, a ver con que nos sorprendes…
A ver si llega pronto Nerine con el Doxma, si es que llega, y si no, a ver si yo puedo echarle una mano, me cae bien, es un personaje que da vidilla a la historia.
Me ha dado pena el final de Ana, pero se ha ido feliz, junto a sus lápices de colores…

Ángeles dijo...

Carlos, JuanRa te responderá mejor, pero mientras aparece, yo te adelanto que, si no recuerdo mal, mientras el zombi tenga el cerebro intacto sigue vivo (zombimente hablando, claro) y lo que tenga (mandíbula, brazo o lo que sea) conectado al cerebro, seguira activo.
Esto se aprende en primero de Zom-biología, que se estudia en el MIZ (Massachussets Institute of Zombilogy).

Anónimo dijo...

Hummm! pero cabe argumentar que el cerebro también será pasto de la acción de los gusanos y de la mera putrefacción. Claro que como yo sólo estudié la F.P. de aquí, de España...
carlos

JuanRa Diablo dijo...

Pepi Fuentes:

¿Miedo de estar sola en la casa? ¿No da más miedo estar afuera con los zombies? ¡A ver si al final es que tienes miedo de ti misma! :p

Holden :

Espero que el tipo de la guadaña pase de largo y se marche bien lejos. Aunque como es autónomo y va por libre... nunca se sabe.

Si en vez de zombies fueran piratas , te aseguro que salías a escena con pata de palo, o mejor de oro, para que te llamaran Golden Holden, jeje.

Me parece maravilloso que sigas leyendo pase lo que pase. Me mola la idea de presumir con que me leen hasta los muertos.

PD: Si es que realmente mueres, que aún estoy, como en política, de “acuerdos” y “pactos” mentales.

Montse:

Nada, Montse, tranquila, que el porrazo no debe haber sido para tanto. Igual tienes que cojear un poco, pero no será nada.
Claro que ahora recuerdo aquel dicho: “No era nada lo del ojo y lo llevaba colgando” (jajajaja, sí, esto ha sido cruel, no me hagas caso :p)

Roquito78 :

¡Qué gozada que te guste tanto, compañero!
No había pensado en lo que dices de Ana. Después de matarla sin sufrir no puedo resucitarla como zombi, ¿no? ¡Jo, qué tensión, ahora tengo que pensar en algo antes de que despierte!

¿Llegará Nerine? ¿Llegará con el Doxma? ¿Será generosa? Ayy, tú con ganas de agua, y mayo sin traer nubes todavía , jejeje


A.B.:

El que te fijes en cada personaje es/será una característica del tuyo, que va a estar atenta a la forma de pensar y actuar de los demás. Y que no tienes pelos en la lengua para decir lo que no te gusta; eso también.

Fíjate bien en las maporradas de Roquito, que ya eres su alumna más aventajada :D

Carlos:

¡Flipo! Saber de tu episodio real con la furgoneta me dejó boquiabierto, porque escribí sobre ese momento por haberte imaginado realmente así. Y es que entre que como diablo me tomáis a broma y que yo tampoco me tomo demasiado en serio, nos estamos perdiendo ¡¡la verdadera naturaleza de mi ser!!


Jo, recuérdame que incluya en tus diálogos eso de “Me alegro un montón de haberte querido tanto” ¡Qué bonitoooo! :)

Yo espero que Juan Miguel y Holden se complementen. Si tengo que darle a la tecla de Sensatez, le daré. Mejor que empleen toda la energía en luchar contra zombis que no contra sí mismos.

Eso de "Zombies castiZos" es tan buen título que me lo guardo en la recámara, por si madura y da frutos, y si de verdad llegan las opos, igual tengo ya un temario chulo :p

PD1.- Dicen que ese JuanRa que se nombra es realmente el autor. Si aparecerá o no... eso no lo sabe nadie todavía. Lo que viene a ser NADIE.
PD2.- Al final de las respuestas daré un pequeña conferencia explicando la movilidad zombi, que veo que no te queda clara

JuanRa Diablo dijo...

Juan Miguel :

Pronto dejaré por escrito ese reto. Usted me tenga paciencia :)

Nacho:

Es hora de que entres en acción, Nacho, que te he dejado en aquel almacén farmacéutico y no sé muy bien cómo acercarte al grupo.

Creo que te voy a dar la gran ventaja de no tener familia por la que preocuparte, y esa independecia te librará de sufrimientos.

Pero no te creas, que no te vas a librar de sustos, claro :p

Ángeles:

Es que Carlos se perdió tu discurso de graduación en el MIZ, Ángeles. Permíteme que le lea algunos extractos, porque le veo perdidillo en el tema.

Explicación científico-cultural de la motricidad perenne del muerto viviente (o del muerto no muerto):

El virus capaz de introducirse por el hipotálamo de los humanos y alojarse en el cerebro, pertenece al grupo de los bicatenarios, es decir, aquellos que copian el ADN del citoplasma que invaden y lo ejercitan para la metarrevolución celular.

De sobra es sabido que las neuronas son células del sistema nervioso capaces de coordinar las acciones de los seres humanos por medio de señales químicas y eléctricas enviadas de cabeza a pies. Hasta aquí bien, ¿no? Pues sigamos.

Cuando el virus maligno (en adelante Virus Z) invade el cerebro, utiliza su material proteínico con una doble función:
Por una parte regenerar las células constantemente, por lo que el cerebro no se degenera en ningún momento, independientemente de la suerte que corra el cuerpo al que en vida coordinó.
Y dos, aumentar entre 3000 y 5000 la potencia de esas descargas eléctricas, (el equivalente a un aumento de energia de una bombilla de 25 w a un chute en vena de energia nuclear) de manera que cualquier músculo, tendón o hueso, obedecerá sin problema a los impulsos de esas neuronas revigorizadas, siempre que haya una mínima conexión hipotalámico nerviosa.

Pasemos a las preguntas más frecuentes sobre este tema tan desconcertante:

¿Puede moverse un cuerpo por el que no corre la sangre?: Si ha sido invadido por un virus Z, sí, como ya se ha explicado.
¿Aunque no tenga corazón?: Sí, aunque carezca de cualquier órgano mientras su cerebro no sea dañado por acción externa.
¿Y si quemamos ese cuerpo?: Si la cabeza no se quema o no alcanza la temperatura suficiente para dañar el cerebro, un cuerpo calcinado puede seguir moviéndose por los estímulos de las células con virus Z a través del hipotálamo.
¿Y si cortamos esa cabeza? : en ese caso el cuerpo dejará de moverse pero no los ojos y la boca, que aun tendrán fuerza para morder.
¿Por qué quieren comer carne? ¿Cómo pueden sentir hambre aun sin tener estómago?: Estas son las actuales investigaciones por parte de la zombiología. Parece ser que el virus Z regenera las neuronas hasta el punto de dotarlas de una inteligencia autónoma que tiene por objeto destruir al ser humano. El cuerpo invadido será forzado a destrozar con manos y dientes a los seres vivos de sangre caliente. No devoran por hambre sino por el mandato interno de introducir esas nuevas células en los organismos que carecen de ellas, por medio de las bacterias de la saliva (en adelante saliva Z)
¿Por qué es tan difícil de creer todo esto?: Porque no todo el mundo puede ser zombiólogo.
¿Dónde se estudia la zombiología? En el Massachussets Institute of Zombilogy.
¿Qué requisitos son necesarios para ser zombiólogo?: Ser un perfecto conocedor de la anatomía humana, doctorado en Estructura Molecular, tener las carreras de virólogo y bacteriólogo y poseer una imaginación alegre, sin los corsés y las incomodidades de las mentes escépticas.

Nacho dijo...

Amigo, cada día flipo más contigo... me dejas boquiabierto con tus explicaciones tan científicas y tan argumentadas.
Ufff, además de disfrutar, lo que voy a aprender contigo, gracias por todo :)

JuanRa Diablo dijo...

Nacho:

Pero no te hagas ahora el sorprendido, que ya sabemos que el verdadero experto en el tema eres tú (o tu tú de la historia xD)

Anónimo dijo...

Eso...lo que diga Ángeles. ME quedo como estoy pero me hago la ilusión de que he comprendido algo y por otro lado me he reído un montón con sus conclusiones finales.
carlos

JuanRa Diablo dijo...

No hace falta comprender mucho, Carlos. Dejándose llevar es más que suficiente.

(Pero aun así mola mucho hacerse zombiólogo de carnet)